Segregación de una finca rústica

A la hora de realizar una segregación o división de una finca rústica, ya sea para la creación de lotes de reparto de una herencia o por una venta parcial, además de cumplir con la legalidad (haga click AQUÍ para saber la unidad mínimo de cultivo), conviene tener en cuenta unos principios y criterios básicos:

– Realizar las segregaciones de los inmuebles de naturaleza rústica y los de naturaleza urbanos (diseminados) de forma independiente. El valor de cada tipo de inmueble puede ser muy variable y se dificulta la posibilidad de acuerdo en los valores de los lotes, en caso de herencia.

– Dar acceso a cada parcela rústica dividida mediante una carretera o un camino rural  y evitar la creación de servidumbres de paso.

segregacion-finca-rustica– Realizar segregaciones con la mayor superficie posible. Es preferible dividir varias veces parcelas catastrales grandes que no realizar divisiones en parcelas catastrales pequeñas.

– Crear parcelas segregadas con el menor número de aprovechamientos agrarios (labor, viña, olivar) y dividir las fincas según dichos aprovechamientos.

– Realizar las divisiones de las fincas rústicas teniendo en cuenta aspectos orográficos y edafológicos para evitar las fuertes escorrentías de las aguas de lluvia y evitar los encharcamientos en las nuevas parcelas segregadas. Crear los linderos nuevos siguiendo los arroyos o cursos de agua de escorrentía y siguiendo las lineas de máxima pendiente del terreno.

– Crear en las lindes pequeños ribazos o áreas de protección y cobijo para la fauna natural.

Gonzalo Brezmes
Ingeniero Agrónomo
gonzalo@tasagronomos.com